El Escándalo Strauss-Kahn: Sexo, Poder y Morbo en la Sociedad Líquida

Escrito por el 18 mayo 2011 a las 10:00 am en Destacadas, Sociedad

 

Dominique Strauss-Kahn. Imagen: http://www.daybreakingnews.com/

Cuando el sábado 14 de mayo, el político socialista francés Dominique Strauss-Khan fue detenido en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York, no imaginó que sus “puntos débiles” confesados en abril al periódico Libération (“el dinero”, “las mujeres” y su “judaidad”) lo convertirían, de golpe, en parte de la galería de hombres poderosos que declinan ante un escándalo sexual hipermediatizado.

A sus 62 años, Strauss-Kahn se trasladó de una lujosa habitación de 3 mil dólares la noche a una celda de 3 metros cuadrados en la prisión Rikers Island acusado de siete cargos por abuso sexual, tentativa de violación y privación ilegal de la libertad en contra de una joven trabajadora de 32 años, migrante de origen africano, que fue acosada por el director general del Fondo Monetario Internacional.

El ocaso súbito de Strauss Khan no sólo lo aleja de su misión más inmediata –solucionar la reestructuración de la deuda griega que ha puesto en jaque a la Unión Europea- sino de su mayor aspiración: competir en las elecciones presidenciales de Francia, como la carta fuerte del Partido Socialista frente a Nicolas Sarkozy.

En el recuento de los medios, Strauss-Kahn forma parte de la galería reciente de celebridades y políticos involucrados en escándalos sexuales: el presidente italiano Silvio Berlusconi, quien comparece desde abril ante tribunales acusado por una menor de origen marroquí, Ruby R, de abusar de ella en sus famosas fiestas sexuales; el activista Julian Assange, fundador de Wikileaks, en proceso de extradición a Suecia, acusado por dos mujeres de tener sexo sin protección; y el ex presidente israelí Moshe Katzav, condenado en marzo a 7 años de prisión por violación y acoso sexual a varias de sus empleadas.

El dueto maldito de política y sexo, tan caro en sociedades altamente mediatizadas como puritanas, le costó una tormenta al presidente Bill Clinton, como décadas atrás le sucedió a John F. Kennedy, su alter ego. Curiosamente, ambos fueron presidentes demócratas en procesos de disputa con los sectores más conservadores de Estados Unidos y enfrentando reacomodos  geopolíticos complejos: Kennedy el de la guerra fría, y Clinton el de la posguerra fría.

El rostro sombrío de Strauss-Kahn frente a la jueza que le negó la fianza de 1 millón de dólares,  sólo es comparable a la alegría con la que Nicolás Sarkozy, su futuro adversario electoral, apareció en los medios electrónicos para anunciar el embarazo de su esposa Carla Bruni.

El escándalo en torno a Strauss Khan viene acompañado de una serie de temas subsecuentes: el relevo al frente del FMI con la disputa histórica entre funcionarios norteamericanos y europeos por respetar la “regla no escrita” de que este asiento le corresponde a una figura del viejo continente (sólo algunos periódicos mexicanos despistados pretenden hacernos creer que Agustín Cartens o Ernesto Zedillo tienen posibilidades); la severa crisis de “euroescepticismo” que domina en Bruselas, a raíz de las crisis económicas de Grecia y Portugal, así como los pésimos resultados de la incursión militar a Libia; y el futuro del socialismo francés que ve desvanecer la posibilidad de tener a un rival de centro-izquierda que se le plante a Sarkozy.

El escándalo sexual, por ahora, encubre como una gran cortina de humo mediático la vulnerabilidad de las grandes instituciones surgidas de Bretton Woods (FMI y Banco Mundial). Estos organismos son débiles no por las compulsiones machistas de personajes como Strauss-Kahn sino por el fracaso del nuevo orden geoeconómico.

Y en esto, la hipermediatización típica de las sociedades líquidas (aquellas donde lo efímero o circunstancial se coloca en el centro del debate global) ayuda a algunos hombres poderosos a sobrevivir frente a expedientes mucho más graves que revelan su rostro de abuso corruptor y político, como es el caso de Silvio Berlusconi.

Difícilmente Strauss Khan se librará de la suma de historias y testimonios que lo incriminan como un abusador y acosador persistente. Si el FMI fuera como El Vaticano, quizá con algunos años hasta podrían beatificarlo, apostándole a la otra cara de la sociedad líquida: el carisma construido en los medios a costa de las omisiones y el encubrimiento que da el secreto de confesión.

Comparte esta entrada:

Artículos relacionados:

Esta entrada fue publicada en Destacadas, Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El Escándalo Strauss-Kahn: Sexo, Poder y Morbo en la Sociedad Líquida

  1. Pingback: El Escándalo Strauss-Kahn: Sexo, Poder y Morbo en la Sociedad Líquida | Jenaro Villamil

  2. Excelente nota. Podemos añadir que la imágen de Strauss Kahn esposado y llevado por dos policías ha sido percibida como “extremadamente violenta” por los franceses por dos razones:
    -en Francia desde 2000 la policia tiene prohibido mostrar a los medios a una persona antes de que este juzgada, en virtud del a presuncion de la inocencia. Y todavía más desde el escándalo de Outreau en el cual varias personas fueron condenadas por pederastia pese a su inocencia. Fueron liberadas y hubo una comision de investigacion de los diputados.
    -Con Strauss Kahn detrás de la rejas, muchos socialistas piensan que ya perdieron su mayor oportunidad de volver al poder. Es una gran decepción para la izquierda francesa, y para los decepcionados del Sarkozysmo que ha causado tantos ultragos desde 2007.

  3. m.m.m. dice:

    yo creo que aqui ahi gato encerrado. oh estan tratando de desprestigiar al senor oh alguien esta hasindo esto por dinero. el senor es un pez muy gordo a lo mejor sus enemigos estan tratando de quitar esa piedra de el camino? una mujer de 32 anos pues ni que estuviera retardada.yo soy mujer el hombre llega hasta donde la mujer quiere al menos que la violen. entre 2 oh 3 por que no grito ni iso nada extrana la cosa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>